GORDIO Y EL NUDO GORDIANO



Es un pobre campesino.

Un día un águila se poso sobre la vara del carromato tirado por los bueyes. El águila no se
inmutaba, entonces Gordio decidió ir al Telmiso en Frigia para preguntar al rey que podía
significar esto.

Antes de entrar en la ciudad vio una bella muchacha que poseía el don de la profecía .
Cuando esta vio el águila le aconsejo ir directamente a ofrecer sacrificios a Zeus y la
muchacha le pregunto si le permitía acompañarle .

Gordio respondió que si y le pidió que si quería casarse con él. Ella respondió que
primero debían pedirle sacrificios al rey. Y se encaminaron a la ciudad.

Lo que ellos no sabían era que el rey había muerto y que el no tenía sucesor.

Cuando una persona anunció que el nuevo rey se acerca con un carromato tirado por
bueyes ellos entraron al pueblo y todos fijaron las miradas a ellos y el águila que
seguía en el carro.

Anunciaron que llegaba el rey. El le dedico al rey el carro y los bueyes que quedaron
atados con un nudo particular.

Un oráculo vaticino que anunció que quien pudiera desatar aquel nudo tan particular
se haría el dueño de todo oriente. El carromato se quedó en acrópolis, durante siglos,
bajo vigilancia sacerdotal.

En el año 333 antes de cristo. Alejandro Macedonia también llamado Magno pasó por
la ciudad y cortó el nudo con su espada.