Mito de Prometeo

Prometeo era un Titán, hijo de Jápeto y la oceánide Asia. Tenia tres hermanos, Atlas, Epimeteo y Menecio. No tenía miedo de ningún dios y ridiculizó a Zeus.

En un momento determinado los dioses quisieron que hubiese vida en la Tierra. Prometeo y Epimeteo estaban encargados de hacer la distribución de facultades a los seres vivos. A unos les dió fuerza o velocidad, a otros les daba armas, como cuernos o dientes.


Prometeo-fuego.jpg
Prometeo robando el fuego


Al gastar todas las facultades en los animales, no le quedaba ninguna facultad para los seres humanos. Cuando Prometeo se enteró fue al Olimpo y robó el fuego a Hefesto y la sabiduría a Atenea. Con el fin de dárselo a los humanos. También les dio la forma de Zeus.

prometeo encadenado.jpeg
Águila devorando el hígado de Prometeo



De esta forma los hombres empezaron a tener dioses. También fueron construyendo ciudades, casas, calzado... Prometeo robó el fuego, la sabiduría y la imagen de Zeus; Zeus se enfureció y como castigo Zeus le encadenó al Caucaso y todos los días un Águila, animal sagrado de Zeus, le devoraría el hígado que todas la noches le volvería a crecer.

Después de siglos, Heracles le salvó matando al águila con una flecha.