external image cancerbero.jpg El mito del Cancerbero proviene de la mitología griega. La palabra Cancerbero proviene de la unión de Can, y, Cerbero, que este era su nombre oroginal. El Cancerbero tenía tres cabezas de perro, su cuerpo también era de perro, y tenía una cola de serpiente. Además tenía los ojos de color rojo, y estaban iluminados por una luz natural. Sus colmillos soltaban veneno negro y mortal.
El Cancerbero era el vigilante de las puertas del Hades, impedía la salida de las almas al exterior y que los mortales entren. El Cancerbeo era hijo de Equidna y Tifón, y hermano de Ortro. En la mitologia Indaeuropea original el cancerbero ya existía en los pueblos Indouropeos como en caso del perro ensangrentado Gram de la mitologia escandinava.

Pero el cancerbero fue vencido en unas cuantas ocasiones:

El último trabajo de Hercules, fué capturar al Cerbero, y llevarlo nuevamente a la superfici de la tierra. Orfeo uso su música para dormirlo y calmarlo. Hermes lo durmio usando agua del rio Lete.

Es temido por su fuerza y su agresividad a la hora de proteger su puerta. Sus tres cabezas tienen afilados colmillos y se suele ayudar de su cola para estrujar a sus victimas.

El Cancerbeo tiene dos puntos débiles que son la miel y la música. Casi todas las personas que han conseguido ver al Cancerbero, dicen que han tenido que llevar unas tortas de miel.